Salud bucodental y determinantes sociales de la salud

Adopted by the FDI General Assembly August, 2013 in Istanbul, Turkey
Download PDF

Introducción

Entre los actuales objetivos de la política de salud pública se incluye el subsanar las desigualdades sanitarias y los determinantes sociales de la salud (DSS). Ello constituye una respuesta a los informes de la Comisión de la OMS sobre los Determinantes Sociales de la Salud (CSDH) y de la Conferencia de Río de Janeiro sobre dicho tema. Los DSS son los determinantes estructurales y las condiciones de la vida diaria responsables de buena parte de las inequidades sanitarias entre los países y dentro de un mismo país, derivados de: i) el entorno social y físico, así como la conducta individual y la genética; y ii) el sistema de atención sanitaria. Los determinantes de la salud y de las inequidades sanitarias, es decir, “las causas de las causas”, están estructurados socioeconómicamente.

Puesto que los determinantes de las enfermedades bucodentales, como la mala alimentación, el tabaquismo y el consumo excesivo de alcohol, son comunes a otras enfermedades no transmisibles (ENT), los profesionales de la atención bucodental han de participar en la elaboración de políticas enfocadas a prevenir y controlar los determinantes de las ENT.

Inequidades sanitarias e incremento de las enfermedades bucodentales

Existen desigualdades significativas en materia de salud bucodental en todo el mundo. Más aún, el incremento de la incidencia de la caries dental y la enfermedad periodontal a medida que la gente envejece indica que las causas de dichas patologías no están bajo control. Por consiguiente, es necesario que las políticas de salud bucodental hagan hincapié en la investigación traslacional y refuercen las actuaciones en el ámbito de la salud pública destinadas a subsanar “las causas de las causas” con miras a incidir en los factores comunes de riesgo.

El enfoque basado en los factores comunes de riesgo

Ha llegado la hora de desarrollar un nuevo modelo de fomento de la salud bucodental, que reconozca que las conductas que provocan las enfermedades no transmisibles más importantes, como la diabetes, las patologías cardiovasculares, algunos tipos de cáncer y las enfermedades respiratorias, también contribuyen significativamente a las enfermedades bucodentales. El enfoque basado en los factores comunes de riesgo (EFCR). nuevo modelo aspira a disminuir los factores de riesgo comunes a una serie de ENT.

Implicaciones para la política de la FDI

  1. Enfatizar la importancia de los determinantes psicosociales de las conductas asociadas a la salud bucodental y la propensión a solicitar atención odontológica en la población en su conjunto, especialmente en los segmentos más desfavorecidos.
  2. Colaborar con aliados clave, en particular con la OMS y la Asociación Internacional de Investigación Odontológica (IADR), para desarrollar un enfoque integrado de reducción de las inequidades en salud bucodental a escala mundial.
  3. Resaltar en debates públicos más amplios el tema de las desigualdades en salud bucodental y el principio de una universalidad proporcionada para mejorar la salud de los desfavorecidos.
  4. Abogar ante otros sectores en pro de la inclusión de la salud bucodental en todas las políticas, en consonancia con la Declaración de Adelaida sobre la Salud en Todas las Políticas. Los profesionales de la odontología han de colaborar con los líderes y formuladores de políticas de los gobiernos y las ONG, a escala local, nacional, regional y mundial.
  5. Adoptar un enfoque más amplio basado en los factores comunes de riesgo y establecer vínculos con las distintas disciplinas de la salud general, entre ellas la salud infantil y la atención primaria, para aprender de las experiencias de los demás, enriquecerse mutuamente con el intercambio de ideas y enfoques, desarrollar apoyos laterales, maximizar la capacidad de ejercer presión ante las autoridades y resolver problemas comunes, con miras a mejorar las condiciones sanitarias en general y reducir las inequidades de salud.
  6. Instar a las Asociaciones Odontológicas Nacionales (NDAs) a traducir en la práctica los actuales conocimientos en materia de prevención y a alentar un mayor desarrollo de la investigación traslacional.
  7. Tal como se recomienda en la Visión 2020 de la FDI, los profesionales de la atención odontológica han de actuar como defensores de la salud bucodental y general.
  8. La prioridad absoluta de toda intervención en el ámbito de la salud bucodental ha de ser el desarrollo de políticas e investigaciones colaborativas y facilitadoras, destinadas a incidir en los principales determinantes de las enfermedades bucodentales, entre ellos la mala alimentación como el consumo excesivo de azúcar, el tabaquismo, el consumo excesivo de alcohol, la mala higiene, el estrés y las disparidades socioeconómicas.
  9. La formación de especialistas en materia de salud pública bucodental debe incluir el desarrollo de capacidades en cuestiones relativas a los determinantes sociales de la salud, la planificación sanitaria global y los cambios de patrones de conducta.

Referencias

  1. Comisión de la OMS sobre los Determinantes Sociales de la Salud (CDSS), OMS, Ginebra, Suiza, 2008.
  2. Declaración Política de Río sobre los Determinantes Sociales de la Salud, OMS, Río de Janeiro, Brasil, 21 de octubre de 2011.
  3. Declaración Política de la Reunión de Alto Nivel de la Asamblea General sobre Prevención y Control de Enfermedades No Transmisibles, Resolución A/66/L1, Naciones Unidas, Nueva York, 2011.
Public Health Committee

Share it