Tuberculosis y la práctica de la Odontología

Adopted by the FDI General Assembly September, 2003 in Sydney, Australia
Download PDF

Tuberculosis y exposición profesional

La tuberculosis es una enfermedad infecciosa causada por la inhalación de partículas transportadas por el aire que contienen la bacteria Mycobacterium tuberculosis. En general, un tercio de la población global está infectada con este mycobacterium o sus variantes. La aparición de la pandemia del virus de inmunodeficiencia humana ha acelerado inexorablemente su propagación mientras que las cepas del bacilo resistente a las drogas han hecho más problemático el tratamiento/control de la enfermedad. En vista de la alarmante propagación de la enfermedad, parece existir la posibilidad de que el personal de salud, incluyendo el personal de salud bucodental, pueda llegar a ser afectado por la infección de tuberculosis. No obstante, la información epidemiológica actual y que en general se acepta, apoya la conclusión de que no existe mayor riesgo de contraer tuberculosis durante el tratamiento dental, a condición que se adopten procedimientos apropiados para controlar la infección.

La FDI urge a todas sus Asociaciones Miembros y a todos los profesionales de salud bucodental que tomen conocimiento de esta enfermedad pandémica y que estén al corriente de sus características demográficas en cada localidad, porque la prevalencia de la enfermedad varía mucho en términos globales.

Control de la propagación de tuberculosis

Un elemento importante en el control de la infección en odontología es el concepto de la precaución universal que se centra en la premisa que por medio de la historia y examen médico no se puede identificar o reconocer a todos los pacientes o portadores de infecciones. En consecuencia, todos los pacientes deben ser considerados como potencialmente infecciosos. Sin embargo, recientemente se han combinado las precauciones universales con pautas dirigidas a reducir el riesgo de la transmisión de patógenos por medio de gotas, aerosoles o contacto directo, para establecer un conjunto unificado de prácticas clínicas llamadas “precauciones estandarizadas”. Cuando se está tratando a pacientes con enfermedades como la tuberculosis, que puede ser transmitida por estas vías de exposición, puede ser que sea necesario establecer precauciones adicionales o aplazar el tratamiento.

La FDI reafirma enérgicamente que es importante adherirse a las recomendaciones actuales relacionadas con el control de la infección, según han sido descritas por los organismos locales e internacionales pertinentes, para así minimizar la propagación en la odontología de enfermedades respiratorias y de otras infecciones. En este contexto será necesario conceder particular importancia a la vacunación, barbijos/protectores faciales y la ventilación.

Vacunación

La vacuna BCG es el procedimiento preventivo universal contra la tuberculosis.

La FDI respalda la política/normativa de la vacunación BCG para el personal de salud bucodental en regiones geográficas o ambientes sanitarios donde la tuberculosis está muy extendida.

Barbijos y Ventilación

La opinión general es que precauciones sensatas como la buena ventilación del consultorio, el control de los aerosoles por medio de aspiradores de ventilación externa y el uso de barbijos de buena calidad, son importantes para contener la tranmisión de enfermedades respiratorias incluyendo la tuberculosis. Sin embargo, existe evidencia que los barbijos que usan rutinariamente los trabajadores de salud no siempre proporcionan una protección efectiva contra la infección.

La FDI está a favor de todas las medidas que ayudan a controlar la calidad del aire en el consultorio dental. Ellas incluyen el uso de respiradores especiales, aspiradores de ventilación externa y una buena ventilación de la consulta.

Diagnóstico y evaluación médica

Los profesionales de salud bucodental deben estar alertas a las manifestaciones y síntomas de tuberculosis que puedan reconocer durante el tratamiento dental. Los pacientes con historia y condiciones clínicas que indiquen tuberculosis deben ser remitidos a sus médicos para que lleven a cabo el diagnóstico, tratamiento y seguimiento apropiado. Los pacientes con prueba cutánea positiva pero que no tienen síntomas de tuberculosis activa, no son contagiosos y pueden ser tratados utilizando precauciones normales.

La FDI insta a los profesionales de salud bucodental que se mantengan alertas ante cualquier manifestación y síntomas de tuberculosis, y que remitan estos pacientes a sus médicos para que reciban la atención médica apropiada.

Acceso a la atención

Las personas con tuberculosis deben ser tratadas con compasión y dignidad y deben tener acceso al tratamiento dental basado en el conocimiento científico más al día y universalmente aceptado. Los profesionales de salud bucodental no deben negarse a proporcionar atención dental simplemente porque el paciente sufre de tuberculosis. Los proveedores de atención sanitaria pueden aplazar el tratamiento que no es urgente hasta que los pacientes que muestran síntomas de tuberculosis activa hayan recibido el tratamiento médico oportuno y que ya no son contagiosos.

La FDI cree que los pacientes con tuberculosis deben ser tratados con compasión y dignidad y que deben tener acceso al tratamiento dental que está dentro del área de competencia del profesional que proporciona dicho tratamiento.


Referencias

FDI Science Commission Project 1-99: Re-emergence of Tuberculosis and its Variants: Implications for Dentistry Samaranayake L P. Re-emergence of tuberculosis and its variants: implications for dentistry. Int Dent J. 2002 Oct;52 (5):330-6

Dental Practice Committee

Share it