Recomendaciones para la Higiene de Mercurio

Adopted by the FDI General Assembly October, 1998 in Barcelona, Spain
Revised October, 2007 in Dubai, United Arab Emirates
Download PDF

Introducción

La Declaración de la FDI concerniente a la Higiene de Mercurio incluye recomendaciones sobre el manejo del mercurio pre-encapsulado y en grandes cantidades. El uso de mercurio/aleación pre-encapsulado es la técnica preferida. Las recomendaciones que sólo se aplican al mercurio en grandes cantidades, no son necesarias cuando no se utiliza el mercurio en grandes cantidades.

  1. Conozca bien los aspectos principales relacionados con la posible exposición al mercurio:
    • evite el contacto directo de la piel con el mercurio o con la amalgama dental que acaba de ser mezclada
    • evite la exposición a las posibles fuentes de vapor de mercurio siguientes:
      • derrames accidentales de mercurio;
      • amalgamadores defectuosos;
      • cápsulas de amalgama defectuosas;
      • dispensadores defectuosos de mercurio en grandes cantidades;
      • durante la trituración;
      • durante la colocación y condensación de la amalgama;
      • durante el pulido o remoción de la amalgama;
      • vaporización del mercurio de instrumentos contaminados;
      • almacenamiento abierto de sobrantes de amalgama o de cápsulas usadas.
  2. Enseñe al personal que trabaja con mercurio y amalgama dental cómo debe manejarlo y adviértale sobre los posibles peligros del vapor de mercurio y sobre la necesidad de observar buenas normas de higiene.
  3. Instale superficies impermeables y fáciles de limpiar como material sin costura para el piso que cobra hasta las paredes.
  4. Trabaje en espacios bien ventilados, con buen recambio de aire fresco y escapes externos. En los lugares con aire acondicionado se deberán cambiar periódicamente los filtros de la instalación.
  5. Utilice amalgama pre-encapsulada para:
    • eliminar la posibilidad de un derrame de mercurio
    • eliminar el dispensador de mercurio como fuente potencial de exposición al vapor de mercurio
  6. Utilice un amalgamador con brazos completamente cerrados y que cumpla con la especificación internacional de la OIN/ISO 7488.
  7. Si es posible, cierre de nuevo las cápsulas de uso único después de haberlas utilizado. Colóquelas en un recipiente cerrado y deshágase de ellas utilizando los servicios de una compañía de de mercurio que maneje residuos de amalgama.
  8. Utilice sistemas de evacuación de mercurio de alta velocidad (con filtros o trampas en el circuito), durante el acabado o remoción de la amalgama.
  9. Limpie los instrumentos contaminados con amalgama antes de la esterilización o desinfección por calor.
  10. No deberá calentar el mercurio o la amalgama o cualquier equipo utilizado con amalgama.
  11. Para los residuos de amalgama, siga los mejores protocolos establecidos:
    • Recupere y envíe a una compañía de reciclaje de mercurio que maneje los residuos de amalgama lo abajo indicado:
      • Cápsulas de uso único ya usadas;
      • Sobrantes de amalgama no contaminados con fluídos del paciente;
      • Residuos de amalgama contaminados con fluídos del paciente como restos de amalgama de las restauraciones removidas;
      • Trampas de circuito de sillón que contienen residuos de amalgama;
      • Filtros de bombas de vacío u otros dispositivos de colección de la amalgama si contienen amalgama;
      • Dientes extraídos que contienen restauraciones de amalgama (si el reciclador requiere que se desinfecten los dientes extraídos extraídos habrá entonces que desinfectarlos por inmersión en un desinfectante antes de reciclarlos conjuntamente con tales trampas del sillón).
    • No coloque residuos de amalgama en recipientes bio-peligrosos, de desecho infectados o de basura común.
    • Utilice limpiadores de succión (por ejemplo, limpiadores sin cloro), que minimizan la disolución de la amalgama.
    • No utilice lejía u otros limpiadores que contienen cloro para limpiar las líneas de agua de desecho.
    • Utilice un separador de amalgama que cumpla con las Normas Internacionales de ISO/OIN 11143, para tratar los problemas ambientales.
  12. Debe limpiarse todo derrame de mercurio (cualquiera sea su cantidad):
    • Utilice una cinta adhesiva o una jeringa hipodérmica para recoger las gotas.
    • Mezcle un pequeño derrame de mercurio (menos de 10 gramos), con polvo de aleaciones para formar amalgama y añada el sobrante resultante al recipiente del sobrante.
    • Utilice limpiadores comerciales de derrame de mercurio para tratar derramamientos más copiosos (10 gramos o más).
    • No utilice nunca una aspiradora de ningún tipo.
    • No utilice productos de limpieza doméstica.
    • No eche o permita que se tire el mercurio por el desagüe.
    • No utilice una escobilla o una brocha para limpiar el mercurio.
    • Hasta que se haya eliminado todo lo que ha sido contaminado con mercurio, no permita que la gente cuyos zapatos puedan haber sido contaminados con mercurio, camine o se aleje de la zona donde ha ocurrido el derrame.
  13. Se debe evitar la manipulación y el uso del mercurio en grandes cantidades, pero en caso de hacerlo, se deberá:
    • Minimizar la cantidad de mercurio almacenado.
    • Conservarlo en recipientes irrompibles, herméticamente cerrados.
    • Colocar los recipientes en un lugar bien ventilado y alejado de toda fuente de calor.
    • Utilizar el equipo de mercurio y amalgama solamente en áreas con superficies no absorbentes y con rebordes adecuados, de modo de encerrar y recobrar fácilmente el mercurio derramado y el exceso de amalgama.
    • Tener mucho cuidado en el manejo de mercurio en grandes cantidades para minimizar las posibilidades de derrame (por ejemplo, utilice un embudo para verter el mercurio en un amalgamador; coloque una bandeja con reborde bajo para el dispensador de mercurio).
    • Utilice solamente cápsulas que permanecen herméticamente cerradas durante la amalgamación (Nota: esto puede comprobarse envolviendo con una cinta adhesiva la unión de las dos partes medias de la cápsula y haciendo una mezcla de prueba. La filtración de mercurio aparecerá sobre la cinta como una línea negra después de su remoción).
    • Tener mucho cuidado en la manipulación el manipuleo de dispensadores de mercurio.
    • Elegir una proporción adecuada de aleación y de mercurio para minimizar la necesidad de remoción del exceso de mercurio antes de colocarlo.
    • Examinar periódicamente los dispensadores de mercurio para comprobar que no se ha producido una pérdida de mercurio.
    • Examinar el orificio del dispensador de mercurio después de usarlo para comprobar que no han quedado residuos de mercurio. Las gotas de mercurio deben ser eliminadas como se describe en la recomendación 12.
    • Se deberá comprobar la presencia de vapor de mercurio en el consultorio dental, preferiblemente todos los años o después de haber limpiado un derrame de mercurio.
Science Committee

Share it